Las noticias de...
 Infantil
 Primer Ciclo
 Segundo Ciclo
 Tercer Ciclo
 El Colegio
 Fustiñana
 Agenda Local
 Notas del Profe
 A.P.Y.M.A.
 Enlaces de Infantil
 Convivencia
 El rincón de E.F.


AULA VIRTUAL

 
Entrada al Aula Virtual del Colegio
 

NUEVA
TIZA DIGITAL



DOCUMENTOS

 
Reglamento de Convivencia
 

 
Listado de libros de texto para el curso 2016-2017
 

 
Calendario Escolar del curso 2017-18 para Educación Infantil y Primaria
 

 
Proyecto de Jornada Continua para el curso 2017 / 2018
 



Infantil inglés


Aula de apoyo


Fue noticia...
EL RAP DE SEGUNDO
DIRECCIONES PARA AMENIZAR EL BUEN TIEMPO
FIESTA DE FIN DE CURSO
COME, JUEGA, AMA
LA SEMANA CULTURAL 2017
ROMEA Y JULIETO
EXCURSIÓN A MONCAYO (1º ciclo de EP)
PINTAMOS EL PATIO
LUDOTECA DE VERANO EN INGLÉS
ENTREVISTA AL ALCALDE (3º E.P.)
UNA TARDE EN LA LUDOTECA (1ºE.P.)
EL RINCÓN DEL LECTOR
EXCURSIÓN A LUMBIER (3º y 4º E.P.)
DÍA DEL ÁRBOL EN INFANTIL

 
Actualidad en Convivencia

23/1/2013 

La autoestima

¿Cómo ayudar entonces a estimular una autoestima sana en los niños?


Como se ha dicho, la base de la autoestima no reside en las frases positivas o en las ansias de éxito, sino en el modo como uno piensa en las causas. Cada persona y cada niño, en particular, posee unos hábitos relativos al pensar sobre las causas. Este estilo personal es denominado "estilo explicativo" o “atribucional”. El estilo explicativo se desarrolla en la infancia y si no se estimula de forma específica, llegará a instaurarse como un rasgo del carácter propio de la persona.

Existen tres dimensiones fundamentales que los niños y niñas utilizan siempre para explicar por qué le ocurre un determinado acontecimiento bueno o malo: duración, alcance y personalización.


  • Duración: el “a veces” frente al “siempre”

Los niños tendrán una más baja percepción de sus propias capacidades y una más baja autoestima cuanto más permanentes crean las causas de los malos acontecimientos que les ocurren. Dado que las causas durarán siempre (así lo creen ellos), los malos acontecimientos siempre se repetirán. En cambio, los niños que aguantan bien los contratiempos y son resilientes (persisten ante los fracasos y las adversidades, adoptando una actitud positiva de superación personal), son aquellos que creen que las causas de dichos contratiempos son transitorias. Un ejemplo de esto sería el siguiente: ante la falta de amigos al cambiar de colegio, cómo puede interpretar un niño esta dificultad; un niño pesimista, que no viera opciones a modificar su situación diría “Nadie querrá nunca ser mi amigo en el colegio”; un niño optimista pensaría “Se necesita tiempo para encontrar buenos amigos cuando se cambia de colegio”.


  • Alcance: lo “específico” frente a lo “global”

De la misma manera, los niños interpretan que las causas de por qué les suceden cosas malas o buenas pueden ser específicas o globales. Veámoslo con un ejemplo: Un afrontamiento global ante un suceso negativo, no va a favorecer la autoestima del niño: “No le caigo bien a nadie”; sin embargo, si lo ve como algo específico y concreto realizará un afrontamiento más sano para sí mismo: “A María no le caigo bien”.


  • Personalización: lo “interno” frente a lo “externo”

Esta dimensión del estilo explicativo es muy importante ya que hablamos ahora de: “de quién es la culpa”. Frente a los malos acontecimientos, los niños pueden culparse a sí mismos (interno), o bien pueden echarle la culpa a otras personas o circunstancias (externo). Y la autoestima dependerá de ello pero, ¿quiere decir esto que debemos enseñarles a ser “externos” frente a los malos sucesos?. Si la única preocupación fuera fomentar la autoestima se tendría que defender este planteamiento pero, no es así. Enseñar a los niños a echar la culpa a los demás cada vez que las cosas no van bien equivale a enseñarles a mentir. En lugar de esto, es importante no permitir que los niños evadan la responsabilidad de aquello que hacen mal. Los niños han de sentirse responsables cuando tienen la culpa de sus problemas, y a continuación tratar de rectificar la situación. No quiere decir esto que siempre deban sentirse culpables de cualquier cosa que les suceda sino que han de experimentar una culpabilidad realista, que es aquella que se explica, como hemos dicho, en base a lo transitorio, específico e interno (ej. “He suspendido el examen porque no he estudiado lo suficiente”) y no en base a lo permanente, global e interno (ej. “He suspendido el examen porque soy tonto”).



Dicho esto, debemos pensar en la manera correcta de ayudar a los niños a enfrentarse con aquellas situaciones en las que se compromete su autoestima. Si pretendemos crear una imagen positiva de sí mismos, un autoconcepto y una autoestima sana y ajustada a la realidad, crearles falsas expectativas no parece una buena opción.

Podríamos emplear una sencillas estrategias para ayudarles a razonar de forma más positiva:


  • Detectando sus pensamientos automáticos negativos.


  • Evaluando dichos pensamientos: cómo se explica el fracaso que ha sufrido, cómo algo que ocurre a veces o siempre, como algo específico o global y como algo interno o externo.


  • Generando explicaciones más veraces, más realistas y positivas (en base a causas transitorias, específicas e internas)


  • Evitar el catastrofismo: aunque pensar en “el peor de los casos” puede ser productivo en ocasiones, es contraproducente cuando el peor de los casos es realmente muy improbable. En ocasiones, prepararse para lo peor constituye una pésima manera de emplear nuestro tiempo. Agota nuestra energía, arruina nuestro estado de ánimo, y nos predispone a que realmente eso que tanto tememos, nos acabe por ocurrir. 

 

9/1/2013 

AUTOESTIMA

Durante el 1er trimestre estuvimos trabajando la autoestima en el colegio. Aquí y en futuros post, recogeremos unas breves reflexiones dirigidas a las familias sobre qué es la autoestima y como favorecer un desarrollo sano y realista de la misma.

La autoestima

 

 

¿En qué consiste?

 

Al hablar de autoestima frecuentemente se puede caer en el error de pensar que ésta consiste meramente en "quererse a uno mismo", "sentirse bien con uno mismo"... Una definición correcta de la autoestima sana sería la que la relaciona con el éxito que tenemos en las acciones que emprendemos así como con las expectativas que previamente nos formulamos. En este sentido, la autoestima no solo consistiría en "sentirnos bien" sino también en "hacerlo bien".

Desde esta perspectiva, resulta necesario reflexionar sobre qué sucede antes, ¿sentirse bien o hacer bien las cosas que nos proponemos? Parece aceptado por la comunidad científica que el sentimiento de autoestima en particular, y la felicidad en general, se desarrollan como efectos secundarios: de superar los problemas, de realizar las tareas con éxito, de vencer la frustración y el aburrimiento, y de triunfar. El sentimiento de autoestima es un subproducto de "hacerlo bien". Y una vez que la autoestima se ha asentado en el niño, esta provoca nuevos éxitos. Las tareas fluyen con facilidad, las dificultades se desechan, y los demás niños parecen más receptivos. No hay duda de que un  sentimiento de elevada autoestima constituye un estado placentero, pero tratar de lograr directamente la parte de la autoestima consistente en "sentirse bien", sin haber aprendido primero a tratar con el mundo (con los éxitos y los fracasos, con el esfuerzo y la autosuperación), confunde profundamente el medio con el fin. 

 

Mostradas Noticias 1 a 2 de 2

EDUCA

 
¡Atención padres!

¿Quieres conocer las notas de tus hijos? Utiliza el programa EDUCA.

Infórmate en el Colegio
 





Tiempo en Fustiñana



La encuesta
 
¡Hola visitante!. ¿Quén eres?
 
Soy un alumno
Soy una alumna
Soy una profesora
Soy un profesor
Soy una madre de alumno
Soy un padre de alumno

Esta encuesta está desde el 14/01/09
Ver resultados
 


Los peques de Fusti


Educación Física


La Cabaña del bosque


 
Página optimizada para 800x600.
C.P.E.I.P. Santos Justo y Pastor. 31510.Fustiñana (Navarra)
©latizadigital.com noviembre 2003
ISSN 1886-1253